Elevator pitch. Desarróllalo.

Imagina que coincides en un ascensor con una persona que puede ser importante para el desarrollo de tu idea o negocio, ya sea un inversor, un cliente o un colaborador que andas buscando. Tienes menos de un minuto para contarle lo que haces y conseguir una entrevista con él. ¿Podrías hacerlo?

En esto consiste básicamente el “elevator pitch”. Se trata de contar en un breve discurso quién eres, cuál es tu proyecto, que beneficios puede obtener la otra persona de tu idea y conseguir una cita para una reunión donde poder tratar más detenidamente todos estos puntos y poder llegar a un acuerdo posterior.

Podrás encontrar opiniones para todos los gustos en cuanto a la duración. Según expertos, desde 20 segundos hasta tres minutos, pero como yo suelo ser de los de la virtud en el término medio, considero que un elevator pitch que dure entre 1 minuto y 1 minuto y medio es más que suficiente para una primera toma de contacto.

Este discurso del ascensor puedes usarlo en típicos encuentros en un evento de networking, al reunirte con un potencial cliente para comenzar la entrevista, o simplemente en una reunión de amigos en la que te presentan a una persona que puede ser una ayuda para tus aspiraciones personales o profesionales.

Debes tenerlo bien desarrollado con antelación y tener en cuenta que puedes ir adaptándolo a las distintas necesidades que te surjan. Por ejemplo quizá haya partes que no le interesan a un cliente potencial pero sí a un inversor y viceversa, pero si tienes claro el desarrollo, podrás adaptarlo fácilmente a cualquier situación.

Así que, si quieres construir tu elevator pitch, coge papel y lápiz y empezamos.

Estructura del elevator pitch

Estructura de un elevator pitch

La estructura, para mi idónea, que debe tener el elevator pitch consta de los siguientes apartados:

  • Presentación: Dile quien eres y la empresa a la que representas. Se breve, con 5-10 segundos pueden bastar. No se trata de hablarle de tu curriculum, tus habilidades o tus premios. Ya lo harás más adelante si es que le interesa. Si te detienes en esto, le aburrirás y te será muy difícil volver a captar su atención.
  • Su Beneficio: ¡¡Necesitas captar su atención YA!! Háblale de los beneficios que puede obtener de tu proyecto o de tus productos. Es un momento crítico en el que decidirá si va a seguir oyendo o escuchando. Si no te escucha y solo te oye, estás perdido. Como veras en el vídeo que te pongo al final del post, puedes utilizar una técnica para captar su atención que es la de realizar una pregunta sorprendente para introducir datos relevantes. Pero cuidado con esta técnica. Mal empleada puede dar la sensación a tu interlocutor que se le ha metido en el ascensor el “loco de la motosierra” y acabarás por destrozar todo el proceso. Así que sobre todo, céntrate en lo que va a ganar él si continua escuchándote.
  • Tu negocio: Define bien tu actividad de forma que lo entienda perfectamente sin entrar en detalles irrelevantes. Piensa que este es el momento en el que de verdad le estás vendiendo la idea. Así que cuéntale en que consiste tu negocio, en como lo desarrollas y las ventajas que puedes aportar frente a tus competidores. Añade, si las tienes, algunas cifras (pocas, eso sí) que aporten valor a tu actividad como: años de experiencia en el sector, número de clientes que han confiado en tu negocio, porcentaje de clientes satisfechos, rentabilidad si es un inversor,etc. Y por último puedes añadir algún tipo de premio o reconocimiento que sea comprobable.
  • Tu objetivo: Dile lo que esperas conseguir de él, que tipo de colaboración o si lo que quieres es venderle tu producto. No conseguirás cerrar bien una cita si él no sabe exactamente que pretendes y cuáles son tus expectativas y acabará dándote largas.
  • Cierra: Es el momento de solicitar una siguiente entrevista para poder explicar tu proyecto o para cerrar la venta. Si no consigues cerrarla al momento como mínimo consigue sus datos para poder llamarle y dile que lo harás y si es posible concreta cuando lo harás. Es muy importante en este paso que actúes con decisión para que transmitas el interés que tienes en poder explicarle lo bueno que es tu proyecto y cuanto se puede beneficiar él.

Esta sería la estructura ideal de un elevator pitch y como no quiero extender más el post, me guardo en la mochila unos consejos muy interesantes que te ayudarán a desarrollarlo y concretarlo mejor. Eso será en mi próximo post. Así que si quieres estar al tanto de estos consejos y otros muchos más puedes suscribirte al blog y recibirás en tu email toda esta información.

Mientras tanto te dejo este vídeo de educaixa (Obra Social “la Caixa”) donde puedes ver algunos ejemplos y consejos para un elevator pitch muy corto.

Ahora puedes ir pensando en cómo podrías desarrollar esta estructura que te propongo para tu elevator pitch y dime: ¿Has echado de menos en alguna ocasión no tener preparado este discurso? ¿Crees conveniente tenerlo preparado? Deja tus comentarios más abajo.

Ayudo a profesionales y pequeñas empresas a descubrir al mundo su talento, emprendiendo su negocio en internet, para impulsarlos a alcanzar el futuro que desean

Facebook Twitter LinkedIn Google+ 

Share This

¡Compartir es sexy!

Comparte este post en tus redes: